¡Al rico tránsfuga!

¡Al rico tránsfuga!

Don Cassá, nombrado portavoz en Diputación, 90.000 euros sin más mérito que pronunciaR las eses a la “ovetense manera” 

Pocos malagueños saben que en las pasadas municipales, encabezaba la lista de la candidatura para concejales del ayuntamiento por Ciudadanos, Don Juan Cassá Lombardía el cual, después de cuatro años de edil con su intensa labor de sidecar del popular Francisco de la Torre, su lista naranja perdió un escaño y rompió sus expectativas decrecimiento, de tres a dos ediles, es decir, perdió uno en el trasiego. Lo razonable es que el meritado señor Cassá, hubiera cogido el portante en un alarde de vergüenza de buen perdedor.

Como no se ubicó, se ha tirado una temporada mondando la mandarina, para ver si pillaba un gajo, sin éxito; pero como el confinamiento agudiza los sentidos, el de mayo recibimos la sorpresa que se daba el piro de su partido, a nadie le  importa un pimiento, salvo a los nuevos números escaños del Pleno que soportan la alcaldía.

Leímos y, también escribí dos artículos aludiendo al asunto, en el primero anuncié que serían las escabrosas artes de Bendodo, las que arreglarían el entuerto, y en nada me he equivocado, don Cassá ha sido nombrado portavoz del gobierno en la Diputación de Málaga, con 90.000 euros de emolumentos, sin más mérito que pronuncia las eses a la “ovetense manera”, no las heces. En su calidad de tránsfuga, posiblemente sea el español más beneficiado económicamente por la pandemia, como para descorchar champán y seguir respirando sus cohíbas.

El disputado voto del Sr. Cassá no vale un bledo, si los partidos, empezando por el PP actuaran en conciencia. El 7 de Julio de 1998, San Fermín, se firmó el Pacto Antitransfuguismo, por la gran mayoría de los partidos políticos españoles,nacido a la luz de la sentencia del Constitucional por la que el acta del edil es de su pertenencia y no del partido que lo presentara, sentencia que originó mucho cambalacheo municipal e inestabilidades de sus gobiernos, siempre amenazados por los tránsfugas de turno. Así que los partidos tuvieron que poner pie en pared. 

De 1998 hasta el día de hoy, los nuevos inventores del aguacaliente, entre ellos Bendodo, han tenido como práctica juguetear con los transfuguistas, para desalojar al adversario del gobierno, a tal punto que la marrullería de políticos de poca monta, constituye un motivo de alegría por e ltalento desarrollado en la argucia.

Jugar con el dinero de los ciudadanos, poniendo sueldos vergonzantes y repartiendo dádivas al despechado de turno, debiera de pasar de provocar algo más que un solemne desprecio,a una condenable sanción de inhabilitación por el empleo desleal de los presupuestos, o mejor sería crear elpartido nacional de los tránsfugas con la condición de que no cobren sus representantes... Aviado estamos.

CURRO FLORES